Un ángel en la vida de Eliana, Sneider y Camila, una familia wuayúu

Foto: Naciones Unidas Colombia.

Hace dos años, Eliana y Sneider, junto a su pequeña hija Camila- de un año-, recorrieron 115 kilómetros desde Maraicabo (Venezuela) hasta Paraguachón -corregimiento fronterizo del municipio de Maicao (Colombia)-, con la ilusión de un mejor futuro. Tras su arribo, la familia fue acogida por la tía materna de Eliana, en un rancho artesanal del barrio El Renacer.

Al instalarse con su familia en Paraguachón, Eliana -quien pertenece a la etnia indígena wayúu-, se percató de que estaba en embarazo. Y, aunque estaban dichosos por la noticia, Eliana y Sneider sentían angustia porque no contaban con los recursos económicos para el proceso de cuidado de ella y del nuevo miembro de su familia. Poco después, al conocer su estado, Nubia Berdugo -una lideresa de la comunidad- le recomendó a Eliana acercarse al puesto de salud del corregimiento porque allí podría recibir una atención en salud materna sensible a la migración y a la diversidad étnica y cultural, propia del territorio guajiro.

“Le dije a mi pareja que me acompañara al puesto de salud a ver si contábamos con la suerte de que nos ayudaran para saber si mi bebé se encontraba en buenas condiciones. […] Al llegar, fue muy bonito encontrarnos con personas dispuestas a apoyarnos en todo mi proceso de embarazo. El personal me brindó atención médica y, a través de un ecograma, nos informaron que tenía cuatro meses de embarazo y que en poco tiempo mi bebe nacería”, comenta Eliana.

Con el propósito de fortalecer la atención en salud de la población nacional venezolana, los colombianos retornados y las comunidades de acogida, desde el Programa de Estabilización Comunitaria (CSA) de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), implementado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), se priorizó la intervención del puesto de Salud de Paraguachón en La Guajira con fin de fortalecer la atención diferencial. Durante el mes de junio hasta diciembre de 2020, se llevó a cabo la adecuación de consultorios y espacios comunes, con la señalización de los servicios en español y wayuunaiki -lengua de la comunidad indígena wayúu. El Puesto de Salud de Paraguachón logró la atención en salud de 1.572 personas –1.185 mujeres y 387 hombres- quienes accedieron a 1.843 servicios de salud. El 95% de la población atendida corresponde a población refugiada y migrante proveniente de Venezuela.

“Tuve a mi bebé en el puesto de salud. Aunque, no era lo que esperábamos porque debió nacer en el hospital, la atención que me brindaron fue buena, no nos faltó nada. De allí nos llevaron al Hospital San José de Maicao en la ambulancia”– dijo Eliana. Hoy en día Ángel tiene ocho meses, y le encanta jugar con su hermana Camila de tres años. Para Eliana y Sneider, sus hijos se han convertido en el motor de su vida, por eso sienten un inmenso agradecimiento con el personal que les brindó atención médica, información y apoyo psicosocial durante este importante periodo de sus vidas.

Fuente: Naciones Unidas Colombia.