Tallando para la conservación del planeta desde Saravena, Arauca

Foto: Derly Florez

Claudio Vázquez es un llanero en sintonía con la naturaleza, lo demuestra felizmente tallando maderos con formas y colores en virtud a la fauna de Arauca. A pesar de esto no siempre fue así, este hombre quien lleva siempre con orgullo su sombrero y cotizas debió vencer momentos críticos de la violencia en la región que lo conducirían al final de su labor campesina.

Hace más de diez años tuvo que instalarse en Saravena donde su creatividad despertó permitiéndole enviar un mensaje de amor y respeto al medio ambiente y la ecología. Esta creatividad ha sido de apoyo hasta el día de hoy ya que ha sido una ventana para sortear las dificultades económicas, que actualmente por la pandemia se han intensificado. A pesar de esto, Claudio Arte como ahora prefiere ser reconocido, se ha dado a conocer a través de sus obras artesanales que van más allá de la utilidad decorativa sino que también, permiten la conservación de especies que a manos de la violencia y el desplazamiento forzado sufrieron y sufren las consecuencias de este.

Este artista talla con sus propias manos armadillos, iguanas, rayas, venados, ardillas, chigüiro y otros animales en peligro de extinción. Estas piezas de arte se llevan a cabo recolectando troncos de árboles caídos ya que gracias a su compromiso con el medio ambiente no los tala ni apoya prácticas que maltraten la pachamama.

Con el fin de extender su mensaje y «para evitar futuras crisis como la que hoy alcanza todo el planeta»,  además del arte se ha dedicado a compartir sus conocimientos a población víctima del conflicto y a personas con discapacidades físicas. De esta manera, Claudio Arte busca llegar a más personas inspirando e incentivando a través del arte un mensaje de cuidado y conservación por el planeta.