La marca que ayuda al medioambiente y a las poblaciones vulnerables

Nany Cadavid es la creadora de una marca colombiana con propósito de ayuda al medio ambiente y a poblaciones vulnerables. Foto: cortesía.

Reinvención: esa fue la palabra clave que señaló el nacimiento de una marca colombiana que fusiona el trabajo artesanal, el cuidado del medio ambiente y la integración de los migrantes venezolanos que se dedican a la recolección de desechos en Riohacha, La Guajira, además de grupos indígenas de distintas zonas del país.

Kdavid Accesorios es el nombre de este emprendimiento dedicado a la moda sostenible y que nació de manos de Nany Cadavid, una bogotana radicada en La Guajira desde hace 17 años. Ella llegó seducida por la calma de vivir frente al mar y hace seis años dio rienda suelta a su imaginación y a todas sus habilidades manuales para crear collares, pulseras, aretes, bolsos, sombreros. Estas piezas son una sorpresa en sí mismas: fueron creadas con cosas desechadas. O, como dice el eslogan de la marca, ‘Tu basura es mi tesoro’.

“La marca nació enfocada en generar un consumo consciente con el planeta. Un pequeño aporte desde el mundo de la moda, promoviendo el reuso y el consumo responsable. Nunca pensé que mis principales proveedores iban a ser cabezas de familias migrantes que comenzaron a llegar a Riohacha y se dedican a la recolección de basura”, cuenta la creativa. De hecho, para sus primeras creaciones, Cadavid no compró materiales sino que buscó desechos entre amigos y conocidos. Basura ajena que pudiera serle útil a su visión creativa.

Así, y al mejor estilo de un alquimista, Nany gasta horas en su “pequeño mundo”, como llama a su taller, experimentando con telas, pinturas, hilos, plásticos blandos y duros, alambres, latas y cualquier cosa que llegue a sus manos. Y si bien no busca la piedra filosofal, logra convertir los más increíbles materiales desechados en piezas de moda. Ella, emocionada, dice que le satisface saber que el primer eslabón de su negocio está compuesto por gente aguerrida que se ha resuelto a cruzar la frontera, buscando una nueva vida.

Por: Osiris Ceballos (Comunicaciones Asangel).
Amplía esta nota en Colombia Sin Fronteras.