Coopmujeres, voceras Ewás por los derechos de las mujeres de Guapi

Foto: OIM – Colombia

La Cooperativa Multiactiva de Mujeres Productivas de Guapi (Coopmujeres) trabaja por los derechos étnico-territoriales y la defensa de los derechos de las mujeres en el municipio, además, se enfoca en la prevención y acompañamiento de casos de violencia contra la mujer, tanto en el casco urbano de Guapi (Cauca) como en la zona rural. De igual forma, con el propósito de brindar bienestar a las asociadas y a sus familias, la cooperativa también desarrolla actividades productivas ancestrales como lo son la artesanía (sombreros, individuales, canastos, manillas, bolsos, etc), la siembra del pan coger, la agricultura comunitaria y el fortalecimiento de los saberes culturales en el territorio.

La cooperativa nació en julio de 1992 como una forma de afrontar las dificultades que tenían las mujeres en esta zona de la costa Pacífica, pues estaban divididas en grupos (panaderas, vendedoras de la galería (plaza de mercado), artesanas, madres comunitarias, etc), los cuales se habían conformado en los barrios y veredas como una forma de aunar esfuerzos y consolidar emprendimientos liderados por mujeres. No obstante, entre estos grupos no había mayor conexión y/o cooperatividad, y fue en medio de las reuniones y conversaciones espontáneas que surgió la idea de crear la Cooperativa, la cual acoge mujeres de Guapi (Cauca) desde los 14 hasta los 60 años.

Actualmente, Coopmujeres desarrolla el proyecto Las Ewás parecía que no caminaban y caminando iban”*, el cual es apoyado por el Programa Inclusión para la Paz (IPA) de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), implementado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el cual enfoca en posicionar el papel de mujeres negras articuladas en las Ewás como sujetas de derechos. Asimismo, cuenta con proyectos que propenden por la inclusión étnica territorial y de género en planes, programas y proyectos del orden territorial, propósito que aporta al alcance de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) número cinco, ocho y 10, los cuales corresponden a la igualdad de género, el trabajo decente y crecimiento económico, y la reducción de desigualdades.

Frente a este proceso, Ana Isabel Alomia, lideresa del municipio y representante legal de la cooperativa, quien a sus 56 años se autoreconoce como una mujer negra, expresa: “Lo que queremos es que mujeres, niñas y jóvenes aprendan a elaborar productos artesanales, a crear sus propias oportunidades laborales, que aprendan sobre sus derechos… porque el fin es que lo incorporen a su proyecto de vida, que esto les permita tener una visión de futuro y puedan mantener las tradiciones culturales a través de las generaciones”.

Por otra parte, Ana Isabel comenta que como voceras y lideresas de Guapi, las mujeres de la cooperativa han cambiado su forma de ver, asumir y trabajar sus derechos de vida en el territorio. Además, han aceptado el deber de prevenir y disminuir las violencias contra la mujer, así como la necesidad de transformar desde el pensamiento hasta las acciones de las personas en el municipio, ya que se busca impulsar la solidaridad y armonía de convivencia entre hombres y mujeres, al igual que la sororidad.

“Las mujeres con las que estamos trabajando en este momento tienen otra visión acerca de las violencias basadas en género, todas estamos aprendiendo a donde se debe ir a poner una queja o denuncia, a donde recurrir en un caso de violencia de género; también hemos aprendido sobre la ruta de atención contra la violencia y seguimos capacitándonos sobre como planear, elaborar y procesar una política pública… porque ahora estamos abriendo los ojos, alzando la voz y asumiendo los temas y roles que anteriormente no habíamos apropiado por falta de visión y conocimiento” cuenta Ana Isabel Alomia.

Ana Isabel Alomia

En el marco del 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la Cooperativa Multiactiva de Mujeres Productivas de Guapi llevó a cabo el conversatorio “Conversemos sobre violencia, cuerpo de mujeres étnicas y territorio” en el cual a través de imágenes, frases, videos e historias de vida, se recordó el motivo por que se conmemora esta fecha. Además, se abordó el diálogo sobre las leyes que protegen a la mujer frente a casos de violencia y se intercambiaron sentires y opiniones frente a las vivencias personales de las participantes, todo esto con el propósito de crear una ruta de acciones para los siguientes meses de formación y labor de la cooperativa. Te invitamos a revivir el conversatorio aquí.

Por otra parte, Marizol Grueso, coordinadora del proyecto “Las Ewás parecía que no caminaban y caminando iban”, quien es profesional en Ecología, tiene una hija y muchas metas profesionales por delante, cuenta:

“(…) lo que continuaremos buscando a través de este proyecto y nuestras acciones es que las mujeres se empapen más sobre la situación que estamos viviendo en nuestro municipio con relación a la violencia de género, a lo vulnerables que estamos, pues nos dimos cuenta que aunque ellas reconozcan los principales tipos de violencia, no eran capaces de ir y denunciar, sentían ese temor. Sin embargo, durante el desarrollo del proyecto nos dimos cuenta que las mujeres empezaron a soltarse, a contar sus experiencias, las situaciones que vivían ellas o de quienes estaban cerca;  eso ayudó a que ellas empezarán a desahogarse y a identificar que tenían una serie de derechos que podíamos exigir en caso de que se presentara una situación de violencia con su pareja o familia”.

Marizol y Ana Isabel resaltan que durante la existencia de Coopmujeres, diversas asociadas han logrado terminar de estudiar el bachillerato, otras han logrado ingresar a la universidad y sacar adelante la formación y desarrollo de sus hijas e hijos; destacan también la creación del fondo rotatorio de Coopmujeres, que se centró en un plan de vivienda para mejorar cada uno de los hogares de las asociadas, lo cual permitió dignificar sus espacios familiares y sus vidas.

*Nota: El término «Ewá» se refiere a una divinidad Orisha Africana. Ewá es una mujer guerrera, que cuida el suelo y la tierra y lucha por sus ideales de bienestar y progreso comunitario.

Por: Redacción Programa Inclusión para la Paz – IPA – OIM Colombia